Conserva tu tenedor – Mariano Osorio [Letra] [MP3]

Descargar

El sonido de la voz de Martha al otro extremo del teléfono siempre produjo una sonrisa en el rostro del Padre Juan.

Sin embargo, en esta ocasión, sus palabras parecían tener un tono poco común.

Padre, ¿Podría venir esta tarde? Necesito hablar con usted.

¿Por supuesto hija, ahí estaré!

Cuando se sentaron uno frente al otro, en la tranquilidad de su pequeña sala, el Padre supo el motivo por el que escuchó así su voz.

“Dice el doctor que es probable que viva sólo seis meses. Dios ha sido bueno. He vivido una vida prolongada. Estoy lista para partir”.

Los dos charlaron durante mucho tiempo con tranquilidad. Hablaron sobre las flores favoritas de Martha, sobre la música, los pasajes de la Biblia que habían significado mucho para ella a través de los años, y sobre los muchos recuerdos que compartieron durante los cinco años que el Padre había estado en la Iglesia.

Cuando parecía que habían cubierto todo. Martha hizo una pausa, miró al Padre y guiñó el ojo. Una cosa más , añadió ella:

Cuando me entierren, deseo tener mi vieja biblia en una mano y un tenedor en la otra.

¿Un tenedor?

El Padre estaba seguro que había escuchado todo, pero eso lo sorprendió:

¿Por qué desea que la entierren con un tenedor?

“He estado pensando en todas las cenas y banquetes de la Iglesia a los asistí a través de los años”. Explicó Martha. «No podría contarlos todos, pero algo quedó fijo en mi mente. En todas esas agradables reuniones, al terminar la comida, alguien se inclinaba sobre mi hombro y murmuraba: ‘Puedes conservar tu tenedor‘. ¿Sabe lo que significaba eso? Que ¡Llegará el postre! ¡Significaba que vendría algo sabroso, como un pastel de chocolate o un pay de cereza! Cuando me decían que podía conservar mi tenedor, sabía que lo mejor estaba por llegar. Cuando pasen junto a mi ataúd y miren mi bonito vestido azul, deseo que se vuelvan entre sí y pregunten ‘¿Por qué el tenedor?’ Quiero que por favor les diga que conservo mi tenedor porque creo qué ¡Lo mejor está por venir!…

Escribe tus comentarios