Cuando pasamos tiempo en la presencia de Dios, somos transformados de adentro hacia afuera.

Escribe tus comentarios