Frente a la adversidad, Cristo fortalece nuestra relación con él.

Escribe tus comentarios