Movimiento de jornadas de vida cristiana

Pastoral de familia, vida, adolescentes y jóvenes, y agentes laicos,
Dimensión de adolescentes y jóvenes
Movimiento de jornadas de vida cristiana

Su finalidad es evangelizar al joven y su instrumento principal es la Jornada, como anuncio de la Buena Nueva en Jesús, que transforma su corazón y lo llama a vivir en Gracia, es decir, a vivir una auténtica vida cristiana.

Las Jornadas de Vida Cristiana nacieron con los Hermanos Maristas en 1961, brotaron en el seno de la Escuela Cristiana deseosa de dar a sus alumnos una formación religiosa más completa. El Hermano Arturo Chávez de la Mora, creó junto con otras personas, para el Centro Universitario México (CUM) este instrumento. Consistía en que, alumnos del bachillerato que sabían cosas de Dios, vivieran una experiencia de Cristo, descubriendo mejor el sentido de la redención.

Fue así como, un grupo de maestros y personas inquietas por servir a la juventud, elaboraron una temática muy bien expuesta con ciertas técnicas, que conducían de la mano al joven cristiano para que descubriera un nuevo sentido a su fe.

La primera Jornada se llevó a cabo del 13 al 16 de mayo de 1961 en Ajuchitlancito, Qro., misma que fue sólo para varones. Aún se conservan los esquemas y desarrollo de las primeras charlas que originaron la estructura de las JORNADAS.

La JORNADA surge como una necesidad de promover entre los alumnos de los Colegios Maristas los siguientes aspectos:

  • Una mejor comprensión de la vida e ideales cristianos.
  • Llevar a la práctica los principios y valores cristianos en su vida diaria.
  • Un deseo de ser semilla generadora de cambio en la sociedad en que se vive.

La jornada fue en mayo de 1961 por dos razones:

  • Para conmemorar a la Virgen de Fátima que era venerada en ese tiempo por los mensajes recibidos.
  • Y, debido a que el 15 de mayo también se conmemoraba al maestro como guía de jóvenes y se sentía la necesidad de que tuvieran su propio encuentro con ese Cristo vivo que hoy nosotros conocemos.

Se encontraba así el muchacho con un cristianismo emocionante, alegre, íntimo y liberador, que le ayudaba a descubrir en esos días el compromiso de todo cristiano en la Iglesia, en las cuatro etapas que se marcaban: Hombre, Cristiano, Santo y Apóstol.

Así pues, su finalidad es evangelizar al joven y su instrumento principal es la Jornada, como anuncio de la Buena Nueva en Jesús, que transforma su corazón y lo llama a vivir en Gracia, es decir, a vivir una auténtica vida cristiana.

El M.J.V.C. tiene un desafío: “Es necesario que los jóvenes bien formados en la fe y arraigados en la oración, se conviertan cada vez más en los apóstoles de la juventud” (EN 72) El M.J.V.C. recoge este reto, lo hace suyo y quiere entrar en la dinámica “evangelizado-evagelizador”. El joven que hace una jornada se convierte en testimonio y prueba de que, aceptar a Cristo como Camino, Verdad y Vida, llena las más altas aspiraciones del corazón: “Evangelizar no es para nadie un acto individual y aislado, sino profundamente eclesial” (EN 60).

El M.J.V.C. desarrolla su trabajo en tres etapas que ve necesarias para vivir dentro de un proceso evangelizador al servicio de la juventud. Estas son:

  • La Prejornada. Inicio fuerte de Evangelización del joven. Etapa en la que se prepara al muchacho para tener un encuentro personal y comunitario con Dios.
  • La Jornada. Momento en que se da al joven el Anuncio Kerygmático, la Buena Nueva, que, en Jesucristo muerto y resucitado, se ofrece la salvación, como don de la Gracia y Misericordia de Dios. Es su encuentro fuerte con Dios.
  • La Posjornada. Etapa en la cual se brindan al joven todos los elementos necesarios para garantizar el crecimiento y perseverancia dentro de la vida cristiana, a fin de que se integre y se comprometa con la Iglesia al servicio del hermano.

Cada una de estas tres etapas es de suma importancia, por tanto, si no llevan una relación entre sí, o se omite una de ellas, difícilmente habrá una respuesta efectiva, de acuerdo a lo que está pidiendo en concreto cada una de las realidades específicas donde se encuentra trabajando el Movimiento.

Gadium