Amado mío, te bendigo por los momentos difíciles. Pues gracias a ellos siento la necesidad de acercarme a ti. Sé que tú estás conmigo y sé que nunca me abandonarás.

Escribe tus comentarios