Ante un imposible la mente te dice: No hay solución el enemigo dice: Dios no te escucha, pero Jesus te dice: Ya estoy trabajando en tu milagro.

Escribe tus comentarios