Dios no te ama porque tú hagas el bien, sino porque Él es infinitamente bueno. Y eso es lo más difícil de entender, la gratuidad

Escribe tus comentarios