El amor de Dios es genuino y eterno, y él renueva sus misericordias para nosotros cada mañana.

Escribe tus comentarios