No puedo evitar sonreír cuando pienso en mi Jesús. Él es tan bueno.

Escribe tus comentarios