¿Quieres iniciar un Blog Católico?

Los blogueros deberíamos considerarnos como cuentas de un un inmenso rosario en que cada entrada es una oración a Cristo. En la medida que estemos enlazados por la Fe, nuestros esfuerzos serán guiados por el Señor.

Es cierto que desde hace dos o tres años, los blogs personales han perdido el empuje que tuvieron entre los años 2009 y 2011, pero es ley de vida que todo lo que no cuente con sustrato suficiente, termine por secarse. Esto no quiere decir que no nos atrevamos a emprender esta aventura. Para ello tenemos, por ejemplo, el apoyo de la asociación, Blogueros con el Papa , que tiene como fin ayudar a la evangelización en las redes.
La blogosfera es un espacio dinámico en el que cada día nacen, crecen, se reproducen y mueren blogs. Sí, es un espacio donde se contagia la vida gracias a las herramientas sociales que están a nuestro alcance.
Existen personas que tienen deseo de colaborar con la Iglesia en el ciberespacio y no saben por donde comenzar. A continuación daré algunos consejos que no pretenden ser ni exhaustivos ni imprescindibles. Tan sólo deseo aportar una herramienta de reflexión para quien desee adentrarse en la aventura de crear y mantener un blog.

1. La temática. Podemos escribir de temas muy delimitados o crear un cajón de sastre en el que todo lo que pensemos y vivamos tenga cabida. No hay reglas ni debe haberlas. Cada autor de blog debería de dejar que su carisma personal se haga presente en lo que publica.


2. Una vez elijamos la temática o al menos tengamos claro el perfil que vamos a seguir, tendremos que elegir un nombre. Este paso no deja de tener su importancia, ya que las palabras que elijamos serán la tarjeta de presentación y el hilo por el que se nos encuentre en los buscadores. En general, mejor un título compuesto por tres o cuatro palabras representativas, que uno con más de 5 o 6 que despisten a quien nos encuentre.


3. ¿Dónde lo creo? Existen muchos servicios gratuitos para alojar blogs. Los más conocidos, Blogger y WordPress nos brindan muchas herramientas interesantes y una presencia relevante en los buscadores. También es posible alojar un blog de forma independiente por medio de un espacio web tradicional, pero esta solución no siempre es la mejor, ya que las herramientas de enlace y sociabilización son mucho menos potentes y más difíciles de utilizar.


4. La estética. En este caso, los blogs heredan una cierta estética de los lugares en que los alojemos. Las estéticas de Blogger son diferentes a las e WordPress. Por lo tanto, no es mala idea buscar blogs con estéticas que nos gusten y ver en qué servicio está alojado, a fin de elegir el servicio con conocimiento de causa.


5. Evolución estética. La estética inicial puede ser muy sencilla sin que esto sea negativo. Podremos ir ajustando la estética con tranquilidad y en función de lo que queramos transmitir a quien pase por casualidad por ahí.


6. Los textos deben estar en línea con nuestra Fe. No es lógico que digamos que un blog es católico y pongamos constantemente en duda a la Iglesia. También hay que ser receptivos y capaces de acoger a quien venga con ganas de fastidiar. De nuestra capacidad de dar bien por mal, dependerá el testimonio que demos. Tampoco es bueno ir condenando a las demás personas, aunque podamos juzgar las acciones y testimonios con respeto y cercanía.


7. El título de cada entrada tiene su importancia. Nos enlazará en los buscadores y servirá para dar relevancia en la red. Hay que elegirlo con cuidado y detenimiento.


8. Imágenes. Al menos hay que incluir una imagen al inicio del texto. Esta imagen servirá de reclamo en lo enlaces que hagan otros blogueros. La imagen es como un segundo título, por lo que debe ser coherente con el texto y su nombre ser coherente. No es positivo utilizar nombre abstractos para las imágenes, ya que también sirven para que los interesados lleguen a nosotros.


9. Trabajo en red. Los blogs son una red social en la que miles y millones de personas ofrecen su conocimiento, experiencia y sentimientos a los demás. Los blogueros tendemos a integrarnos y ayudarnos unos a otros y nuestros lectores tienden a conocernos a través de los enlaces y referencias que nos damos unos a otros.


10. Ética. Siempre que citemos o utilicemos un material ajeno, debemos hacer referencia al autor y al lugar del cual lo hemos tomado. Esta forma de actuar produce un beneficio mutuo más que considerable.
Los blogueros deberíamos considerarnos como cuentas de un un inmenso rosario en que cada entrada es una oración a Cristo. En la medida que estemos enlazados por la Fe, nuestros esfuerzos serán guiados por el Señor.

Fuente.

Escribe tus comentarios