Recemos por nuestros pastores, para que nunca la luz del Espíritu Santo en sus ministerios.

Escribe tus comentarios