San Alfonso María de Ligorio: amar a Jesucristo

«San Alfonso María de Ligorio: amar a Jesucristo»

de Eugenio Andrés Lira Rugarcía
Obispo Auxiliar de Puebla y Secretario General de la CEM .

Hoy celebramos a san Alfonso María de Ligorio, quien nació en 1696 en una familia napolitana noble y rica. Fue el abogado más brillante de Nápoles. Pero sintiendo la llamada de Dios, abandonó su profesión y se ordenó sacerdote.

Deseando servir a los más pobres, se unió a la Congregación diocesana de las Misiones Apostólicas, que promovían la oración y el conocimiento de la Palabra de Dios en casas y talleres. Esto favoreció el saneamiento social e incentivó la ayuda recíproca entre los necesitados.

En 1732, san Alfonso fundó la Congregación del Santísimo Redentor, cuyos miembros fueron misioneros itinerantes que llegaban a las aldeas más remotas para evangelizar. Actualmente, los redentoristas, esparcidos por el mundo, continúan esta misión con nuevas formas de apostolado.

En 1762 Alfonso fue nombrado obispo de Sant’Agata dei Goti, ministerio que, por concesión del Papa Pío VI, abandonó por problemas de salud. Murió en 1787. Fue canonizado en 1839. En 1871 fue declarado doctor de la Iglesia. Pío XII lo proclamó “patrono de todos los confesores y los moralistas”.

“Toda la santidad y la perfección del alma consiste en el amor a Jesucristo –enseñaba san Alfonso– La caridad es la que da unidad y consistencia a todas las virtudes” (Tratado sobre la práctica del amor a Jesucristo, Roma, 1909, p. 9).

De san Alfonso, cuya espiritualidad se centra en Cristo, y por ello llena de devoción a su Madre Santísima, Benedicto XVI decía: “Demos gracias al Señor porque… suscita santos… que… nos invitan a crecer en la fe y a vivir con amor y con alegría nuestra vida cristiana… para caminar por la senda… que lleva a Dios” (Audiencia, 30 de marzo 2011).

Escribe tus comentarios