Santa María Magdalena: fiel discípula y misionera de Cristo

Celebramos hoy la memoria de Santa María Magdalena, a quien los evangelistas mencionan como seguidora de Jesús, junto con otras mujeres (cfr. Lc 7,37; 8,2;.). También dan testimonio de que fue fiel al Maestro, acompañándolo hasta la Cruz (cfr. Jn 19,25ss; Mc 15,40ss; Mt 27,56ss).  Santa María Magdalena fue la primera a la que se manifestó el Señor resucitado, confiándole la misión de anunciar esta buena noticia a sus discípulos (cfr. Mc 16,1ss; Lc 24,10ss; Mt 28,1ss; Jn 20,1ss).

Santa María Magdalena: fiel discípula y misionera de Cristo - Eugenio Andrés Lira Rugarcía Obispo Auxiliar de Puebla y Secretario General de la CEM

Santa María Magdalena: fiel discípula y misionera de Cristo – Eugenio Andrés Lira Rugarcía Obispo Auxiliar de Puebla y Secretario General de la CEM

Los Padres de la Iglesia elogian María Magdalena, como podemos verlo en obras de San Agustín (354-430) (cfr. De cons. evang. 3, 24; in Ioannem, tract., 121) y de San Gregorio (540-604) (cfr. In Evang. hom. 25). El cristianismo, tanto oriental como occidental, ha honrado a María Magdalena como santa; han dedicado, bajo su patronazgo, muchas iglesias; y han rezado ante la supuesta tumba donde reposan sus reliquias.

La tradición oriental afirma que después de Pentecostés, María Magdalena fue a vivir a Éfeso con la Virgen María y San Juan y que murió ahí, donde se le edificó un santuario. Una tradición francesa, que comenzó hacia el siglo XI, dice que junto con Lázaro y Marta fue a evangelizar la Provenza, Francia y que vivió treinta años en una caverna. Pero que poco antes de morir, fue trasladada milagrosamente a la capilla de San Maximino, donde recibió los últimos sacramentos y fue enterrada por el santo. A partir de 1279, empezó a afirmarse que sus reliquias se hallaban en el convento dominicano de Saint-Maximin. Sin embargo, las investigaciones modernas han demostrado que no pueden ser consideradas auténticas.

Pidamos la intercesión de María Magdalena para que, como ella, habiendo tenido la dicha de encontrar, nos dejemos transformar por Él, y seamos discípulos y misioneros fieles de su amor, en nuestro matrimonio, en nuestra familia y nuestra sociedad.

Fuente.

Escribe tus comentarios