Si crees que no tienes ninguna bendición, recuerda que tu corazón sigue latiendo.

Escribe tus comentarios