¿Cómo dialogar con los hermanos separados?: 4) Las cinco tácticas del diálogo

Para ganar una batalla no basta estar armado ni tener valor es necesaria una estrategia.

1. No te pongas enfrente, ponte de su lado. ¿El Papa es muy rico?, ¿Sabes? yo antes pensaba como tú, pero me puse a estudiar y encontré que nada en el Vaticano pertenece al Papa con excepción de sus libros y que bajo las órdenes del Papa existen más de cien organizaciones que se dedican a hacer el bien a los pobres y necesitados sin distinción de raza o religión. ¿Sabías tú eso?
 
2. No discutas ideas, baja a la práctica. Da la impresión de que a usted le preocupan mucho los pobres. ¿Me puede decir cuánto y cuándo fue la última vez que dio limosna a un pobre? Ud, no da ni el diez por ciento a los pobres ¡¿y que el Papa vende el Vaticano?!
 
3. Busca afirmar más que contradecir. ¿María tuvo más hijos? ¡Pro supuesto! y los sigue teniendo! Yo también soy hijo suyo, y tú también, aunque no lo reconozcas. Por que si Cristo es tu hermano, su Madre es también madre suya.
 
4. Antes de jalar el anzuelo deja que muerda la carnada.
-Cumplió Jesús los mandamientos, ¿sí o no? El dirá que sí.
-Cumplió Cristo el cuarto mandamiento, ¿sí o no? La respuesta será afirmativa.
-¿Me puedes decir cuál es el cuarto mandamiento?
-Honrarás a tu Padre y a tu Madre.
-¿Quién es el Padre de Jesús?
-Dios
-¿Quién es la madre de Jesús?
-María.
-Si Cristo honró a su Madre, ¿no debemos hacer nosotros lo mismo?
 
5. No busques vencer, sino convencer. Jesús es una persona, la Biblia un libro. Si eres cristiano, obedeces a Cristo. [El no quiere divisiones, sino la unidad: «Que todos sean uno como Tú, Padre, estás en mí y yo en Ti» (Juan 1,21-23). El no quiere que estemos divididos en multitud de iglesias. Jesucristo quiere darte vida eterna. Por eso dijo, «Quien come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna» (Juan 6,54). Jesucristo quiere que obedezcamos a sus representantes: «Quien a vosotros oye a mi me oye» (Lucas 10,16).
Recuerda que la fuerza de las sectas está en el silencio pasividad de los católicos. Solicita la serie de audiocassettes «Con la Biblia en la Mano». En ella encontrarás la respuesta a tus preguntas de fe.

Fuente.

Escribe tus comentarios