Comunión fuera de la Misa…

Para orientar y alimentar correctamente la piedad hacia el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, debe considerarse el misterio eucarístico en toda su plenitud…

Conozcamos los puntos principales acerca de este tema:

  1. ¿Comunión en la mano o la boca?
  2. Comunión bajo las dos especies
  3. Comunión fuera de la Misa
  4. Finalidad de la reserva eucarística (Próximamente)
  5. Relación entre la comunión fuera de la misa y el sacrificio (Próximamente)

 

Comunión fuera de la Misa

La celebración de la Eucaristía es el centro de toda la vida cristiana, tanto para la Iglesia universal como para las comunidades locales de la misma Iglesia. Es lo que nos afirma el Concilio Vaticano II en estas bellas palabras: «los otros sacramentos, como todos los ministerios eclesiásticos y las obras de apostolado, están ligados a la Santísima Eucaristía y a ella se ordenan. Efectivamente, en la Santísima Eucaristía está contenido todo el bien espiritual de la Iglesia, que es el propio Cristo, nuestra Pascua y Pan vivo, que, por su carne vivificada y vivificadora bajo la acción del Espíritu Santo, da la vida a los hombres, los cuales son así invitados y llevados a ofrecerse juntamente con Él, a sí mismos, sus trabajos y toda la creación».[6]

Además, «la celebración de la Eucaristía en el sacrificio de la Misa es verdaderamente el origen y el fin del culto que a la misma Eucaristía se presta fuera de la Misa».[7]

Para orientar y alimentar correctamente la piedad hacia el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, debe considerarse el misterio eucarístico en toda su plenitud, tanto en la celebración de la Misa como en el culto de las Sagradas Especies, que se conservan después de la Misa para prolongar la gracia del sacrificio. [8] Para eso, precisamos entender cuál es la finalidad de la reserva eucarística.

[6] Conc. vat. II, Decr. Presbyterorum ordinis, n. 5.
[7] S. Congr. dos Ritos, Instr. Eucharisticum mysterium, n. 3e: AAS, 59 (1967), p. 542.
[8] Cf. S. Congr. dos Ritos, Instr. Eucharisticum mysterium, n. 3g: AAS 59 (1967), p. 543.

Escribe tus comentarios