Del Santo Evangelio según san Mateo 15,1-2.10-14.

Entonces, unos fariseos y escribas de Jerusalén se acercaron a Jesús y le dijeron:
«¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de nuestros antepasados y no se lavan las manos antes de comer?«.
Jesús llamó a la multitud y le dijo:
«Escuchen y comprendan. Lo que mancha al hombre no es lo que entra por la boca, sino lo que sale de ella«.
Entonces se acercaron los discípulos y le dijeron:
«¿Sabes que los fariseos se escandalizaron al oírte hablar así?«.
El les respondió:
«Toda planta que no haya plantado mi Padre celestial, será arrancada de raíz. Déjenlos: son ciegos que guían a otros ciegos. Pero si un ciego guía a otro, los dos caerán en un pozo«

Palabra del Señor.

Escribe tus comentarios