No te des por vencido, no importa cómo haya sido su pasado. Con Dios, hay siempre un futuro.

Escribe tus comentarios