Para muchos la espera es un desperdicio, para Dios un tiempo para trabajar en el silencio.

Escribe tus comentarios