Procura estar más enamorado del Dios de la Promesa que de la Promesa. Sin Él no hay Promesa, sin él no hay Propósito

Escribe tus comentarios