Santos Mexicanos: San Sabás Reyes Salazar

Según la Arquidiócesis de Puebla:

Santo Sabás Reyes SalazarNació en Cocula, Jalisco, el 5 de diciembre de 1883. De muy humilde cuna, de niño, descalzo y mal vestido, recorría las calles de la capital de Jalisco vendiendo periódicos. Ingresó al seminario conciliar de Guadalajara, donde se distinguió por su sencillez, fervor y constancia en su vocación. Debido a su limitada capacidad intelectual, sus superiores le propusieron agregarse a un obispado de escaso clero.

En 1911 se incardinó a la diócesis de Tamaulipas; ese año recibió el orden presbiteral. Los movimientos armados le forzaron a regresar a Guadalajara en 1914. En esta diócesis fue ministro en diferentes lugares hasta junio de 1921, fecha en la que llegó al último de ellos, Tototlán, Jalisco. Desprendido de sus bienes, asiduo confesor y hábil catequista de niños y adultos, echaba mano de muchos recursos didácticos,  a fin de instruirlos, uno de tantos: representaciones dramáticas. En 1926, al comienzo de la persecución religiosa, recibió el cuidado de la parroquia. Algunas personas le recomendaron huir: “Tengan fe –respondió– ¿Luego ustedes no son cristianos? A mí me dejaron encargado y no sale bien irme. ¡Dios sabrá! Me ofrecen ayuda en otras partes pero aquí me dejaron y aquí esperamos a ver qué Dios dispone”.

El 11 de abril de 1927 el ejército federal, bajo las órdenes del general Juan B. Izaguirre, lo arrestó. Le comentaron al militar que el presbítero Reyes era inocente de toda culpa: No importa si éste es inocente; hay que matar a todos los frailes y a todos los que andan con ellos; contestó el general y acto continuo, ordenó: Pongan centinelas de vista al preso y amárrenlo al pilastrón, enorme columna instalada en el atrio de la Iglesia.

Durante cuarenta horas fue sometido a cruelísimos tormentos: Atado del cuello fue objeto de vejaciones y burlas: durante el día estuvo expuesto a las inclemencias del sol, sin alimento o bebida, por la noche le quemaron las manos, los pies y distintas partes del cuerpo. Antes de pegarle las brasas, le decían: Tú que dices que baja Dios a tus manos, que baje ahora a librarte de las mías. Todo lo soportó con heroica paciencia. El día 13, a las nueve de la noche se le condujo al cementerio, allí lo ultimaron a balazos. Antes de morir, aún pudo decir: “¡Viva Cristo Rey!”. Sus restos reposan en la iglesia parroquial de ese mismo lugar, Tototlán, Jalisco


Según la Arquidiócesis de Jalisco:

Nació en Cocula, Jal. el 05 de diciembre de 1883
Murió en Tototlán, Jal. el 13 de abril de 1927
Sus restos se encuentran en Totolán, Jal.

Capturado por las tropas federales, ya cerca su fin, fue objeto de crueles tormentos que parecían no tener fin.
Fue el único párroco que permaneció en Totolán desatada la guerra Cristera. Luego de que el ejército federal dispuso capturar a los sacerdotes por promover la rebelión, Algunos amigos le sugirieron al Padre Sabás que se pusiera a salvo, pero él, con firmeza, declaró: Mis superiores aquí me dejaron y mi párroco me encomendó la atención de la parroquia, por eso aquí permaneceré; si es la voluntad de Dios, aceptaré de buena gana el martirio.

Días después, avisado de que las tropas federales atacarían Totolán, se ocultó en el domicilio de la señora María Ontiveros, junto con tres acompañantes: el joven José Beltrán, y los niños Octavio Cárdenas y Salvador Botello. Desde ese momento hasta su captura se mantuvo rezando el Rosario y aunque cuando los soldados llegaron a su escondite la dueña de la casa negó que ahí estuviera, cuando ingresaron al lugar y preguntaron por el fraile, el padre Reyes salió del traspatio y dijo: Aquí estoy, ¿qué se les ofrece?. Por respuesta le ataron fuertemente los brazos.

Fue remitido a la iglesia parroquial, convertida en caballeriza y cuartel general de los soldados federales y amarrado a un pilastrón bajo los inclementes rayos del sol; durante varias horas se le negó agua para beber y finalmente se permitió que una mujer le proporcionara alimento. A ella le pidió que las señoras pidieran a Dios por él.

Por la noche del día 12, atado de las manos y sujeto al cuello por una soga, compareció ante el general Izaguirre, quien tenía la consigna de capturar al párroco don Francisco Vizcarra y al presbítero José Dolores Guzmán. ¿Dónde está el Cura Vizcarra?. El Padre Reyes no despegó los labios. Un fuerte tirón lo derribó al piso. Pregunta y tortura se repitieron con implacable crudeza hasta donde las fuerzas del mártir lo permitieron.

Para seguirlo atormentando, fueron encendidas dos hogueras, una próxima a su rostro y otra junto a los pies del reo. Éste, entre tanto, musitaba una y otra vez: Señor de la Salud, Madre mía de Guadalupe, dadme algún descanso. El brutal tormento se prolongó hasta las primeras horas del alba. De cuando en cuando, alguno de los soldados le pegaba en la piel un tizón ardiendo y se burlaba: Tú que dices que baja Dios a tus manos, que baje ahora a librarte de las mías.

Indecibles fueron las horas transcurridas, hasta el anochecer del Miércoles Santo, casi a rastras lo condujeron al panteón municipal en donde fue acribillado. Uno de sus verdugos comentó luego: Me pesa mucho haber matado a ese padre; murió injustamente. Le habíamos dado ya tres o cuatro balazos y todavía se levantó y gritó ¡Viva Cristo Rey!.

Todo el pueblo consideró al Padre Sabás Reyes como un mártir y como a tal, venera sus reliquias en un anexo al templo parroquial de Tototlán, Jalisco.

Sabás Reyes nació en Cocula, Jalisco el 5 de diciembre de 1883. Con sus padres, Norberto Reyes y Francisca Salazar, se trasladó a Guadalajara, en donde tuvo una infancia extremadamente pobre. Para mitigar el hambre y la desnudez fue voceador de periódicos y mal pudo concluir la instrucción primaria. Una salud frágil y una limitada capacidad intelectual fueron las secuelas de tantas carencias.

Adolescente, ingresó al Seminario Conciliar de Guadalajara, en donde según los criterios de la época, sus cortas facultades en el campo del saber lo descalificaban para ordenarse clérigo por Guadalajara; sin embargo teniendo en cuenta su noble índole, los superiores mismos le recomendaron agregarse a una diócesis necesitada; humilde y constante en su vocación. Sabás fue recibido en la Diócesis de Tamaulipas, donde recibió las órdenes sagradas, incluyendo en diciembre de 1911, el presbiterado.

2 comentarios en «Santos Mexicanos: San Sabás Reyes Salazar»

  1. Pingback: ¿Cuántos Santos son Mexicanos? Lista completa de Santos y Beatos de México – arodriguexsandoval

Escribe tus comentarios