Sectas

Tomando el término “secta” como grupo que se margina de un contexto social en el que ya no se considera contenido doctrinal, social o afectivamente, y quitándole toda connotación despectiva, vemos que se puede aplicar a distintas profesiones religiosas u organizaciones sociales.

Las iglesias surgidas de la Reforma del siglo XVI (el luteranismo, el calvinismo y el anglicanismo entre otras), eran consideradas como sectas en un principio.

Las grandes religiones del extremo Oriente como el Budismo, se deben de considerar de manera especial, ya que al no poseer estructuras religiosas claramente definidas (lo que los cristianos solemos denominar «iglesia»), en estos casos, las diversas escuelas que siguen las enseñanzas de diferentes maestros, son las consideradas como “sectas». El significado de “secta” es diferente del que se tiene en una iglesia cristiana. Es decir, el Budismo en sí no es una secta, lo sería una escuela que nace de él y que se separa del tronco, siguiendo a un maestro en especial.

Por lo anterior, podemos afirmar que existen dos acepciones al término «secta»:

  • En las religiones orientales – se aplica a las diferentes escuelas formadas alrededor de las enseñanzas de un maestro.
  • En OccidenteGrupo humano socialmente automarginado de su entorno social, religioso y/o cultural.

 

Algunas características de las sectas religiosas

Las sectas son grupos religiosos, generalmente pequeños, llenos de entusiasmo, integrados por hombres y mujeres, asociados voluntariamente, tras una conversión, que creen y detectan la verdad y la solución, excluyen radicalmente a los demás, y obedecen ciegamente a sus fundadores.

Son movimientos religiosos libres y voluntarios, con tendencia a la exclusividad, desarrollan fuertes vínculos comunitarios y carecen de un grupo de funcionarios altamente especializados. Además son grupos de » protesta » contra el orden social y las sociedades religiosas dominantes y responden a un perfil doctrinal dualista, apocalíptico y pre-milenarista y a una inspiración bíblica fundamentalista.

Últimamente vemos en muchos países un verdadero «supermercado» de religiones, en el que cada cual puede elegir los elementos necesarios para construirse una religión propia, a la medida y dejar a un lado conceptos como Verdad, Iglesia, Patria, Cultura y todo lo que pueda exigir esfuerzo, argumentando que en el fondo todas las religiones son iguales y que hay que atribuir sus divergencias a equívocos ya superados.

Todos los días nos enteramos de una nueva secta o movimiento «iluminado» y es conveniente para un católico saber distinguir entre lo que podemos llamar «iglesias históricas» y sectas.

a) Autonomía: La secta es un refugio donde se puede rechazar la sociedad, sus valores e instituciones. Todo es substituido por la propia comunidad. Aquí se conservan puros, perfectos, salvados.

Buscan su autonomía, pero no respetan la del otro. En esto está presente la inestabilidad, la incertidumbre, la soledad. Ellos creen poseer la verdad absoluta.

b) Salvacionismo: Sólo los miembros de la secta son «elegidos», aceptados por Dios. Y como estamos en los últimos tiempos hay que prepararse para la salvación. Pero la interpretación de la salvación suele ser limitada según las revelaciones de los fundadores.

c) Fraternidad y Culto Emocional: Se resaltan las vivencias personales y la experiencia religiosa, se trata de fomentar un clima de fraternidad entre los miembros. En el culto se favorece todo lo que llega al sentimiento como cantos apropiados y testimonios. Se crea una dependencia psicológica del líder y del grupo.

d) Militarismo Voluntario: Para ser miembro de una secta es preciso una adhesión voluntaria y libre a sus valores y normas. La secta exige ser miembro «vivo», «militante», y «activo»; está constituida por miembros voluntarios, aunque en algunos casos, después de ciertas etapas tienen exigencias de permanencia para conservar sus «secretos».

Ellos se consideran «santos»; los demás son mundanos, pecadores. Han de estar dispuestos al sacrificio y a seguir fuertes normas éticas.

e) Exclusivismo: Para ellos no es importante la formación sino, el carisma, la vivencia, la entrega al ideal del grupo.

El carácter exclusivista del medio en que vive el individuo hace que abandone el estudio, amigos, incluso familia, dedicando todo su tiempo a la secta. No quieren contaminarse con el mundo al que califican lugar de tinieblas.

f) Temor y Moralismo: A menudo sucede que los hombres actúan por temor más que por amor. Está presente la amenaza de la condenación, de que el fin está próximo. Los métodos para inculcar temor aparecen con facilidad en los escritos y palabras de los fieles sectarios.

g) Autoritarismo y Obediencia: El grupo secta debe funcionar perfectamente. Para ello, nada mejor que una autoridad que mande con decisión. Esta viene del maestro que ha tenido una «experiencia» peculiar o «revelación». Por lo mismo lo que viene del maestro o líder no se discute, sino que se acepta «obedeciendo ciegamente», aún si está de por medio la propia vida. Así hay una entrega total a la secta y el cerrarse y protegerse dentro de ella. Como recompensa consoladora el grupo sectario le hace creer al fiel que él es de los «dignos» de pertenecer a la secta, es elegido, es salvado.

h) Perfeccionamiento Individualista: Más que ante las masas, las sectas se presentan ante el individuo prometiéndole la perfección. Ellos dicen ofrecerles una salvación inmediata y atrayente. Para ello rompen el contacto con el mundo, porque es perverso y está condenado.

Todo lo que proporciona placer es malo, hay que despreciarlo. Lo que importa es el futuro y una conducta incontaminada.

i) Acomodación Bíblica: Las sectas caen en una simplificación bíblica. Muchas de ellas le dan mucha importancia a la Biblia, que orientan y motivan a leerla, que es algo familiar para todos sus fieles. Pero el problema es que la enfrentan con una postura de secta, que la adaptan a sus planes, que la utilizan como una estrategia para atacar y confundir a las personas débiles o sin formación. Sus libros preferidos son Daniel y el Apocalipsis. Caen en un reduccionismo y subjetivismo. Además quitan, por no convenirles así, siete libros del Antiguo Testamento que son: Tobías, Judit, I Macabeos, II Macabeos, Sabiduría, Eclesiástico, y Baruc.

Aunque toman en cuenta la Biblia la separan de la Iglesia y la Tradición, olvidando que la Iglesia y la Biblia son inseparables

j) Tarea Proselitista: Esta es la única actividad que tienen muchas sectas, hacia el mundo y la sociedad. Para esta tarea proselitista usan la Biblia y publicaciones propias. Ejemplo de esto son los Mormones y Testigos de Jehová. La Biblia es una buena táctica para despertar la atención y animar a unirse al grupo. La usan como medio. Dicen enseñar a leer y a entender la Biblia, aunque a veces la falsifican.

Usan técnicas estudiadas de comunicación en las visitas a las casas, en las plazas, estadios, radio, televisión. Son especialistas en propaganda.

Tienen un estilo proselitista amable, receptivo alegre, son atentos con las necesidades, en los problemas y aparecen como serviciales y amistosos.

La idea más importante de la predicación es la conversión. Se pide un cambio de vida, la ruptura con el pasado marcado por el pecado, el mal, el vicio, el error.

Algunas Sectas No Son Cristianas

Muchas de las sectas se dicen cristianas sin embargo analizándolas concluimos que no lo son, ya que fallan en cuanto a uno, varios o todos los elementos de la fe básica cristiana.

En cuanto a Cristo existen sectas que defienden que Jesús es un maestro, un líder, un ser con poderes y conocimientos especiales. También hay sectas que dicen que Cristo es inferior al Dios eterno de la Biblia, que no existió como Dios desde toda la eternidad. Los Testigos de Jehová afirman que fue la primera criatura de Jehová.

Podemos clasificar las sectas existentes según su origen:

a) Sectas de origen cristiano

b) Sectas de origen oriental

c) Sectas afro-brasileñas

d) Sectas esotéricas y ocultistas

Fuente.

Escribe tus comentarios