¡Señor, ayúdame a envejecer así!

¿Qué se puede añadir o quitar a esta poesía-oración? No todos la pueden repetir. Se necesita haber vivido con hondura, pesando la vida. Esta vez la pluma y el corazón de José Laguna Menor, se dirigen a Dios con los labios de una persona mayor. Además de oración es un canto que destila sabiduría y gratitud. Algún día la harás tuya también.
Señor, ayudame a envejecer así..
“Señor, enséñame a envejecer como cristiano.
Convénceme de que no son injustos conmigo los que me quitan la responsabilidad;
los que ya no piden mi opinión;
los que llaman a otro para que ocupe mi puesto.
Quítame el orgullo de mi experiencia pasada y el sentimiento de sentirme indispensable.
Pero ayúdame, Señor, para que siga siendo útil a los demás, contribuyendo con mi alegría al entusiasmo de los que ahora tienen responsabilidades y aceptando mi salida de los campos de actividad, como acepto con naturalidad sencilla la puesta del sol.
Finalmente te doy gracias, pues en esta hora tranquila caigo en cuenta de lo mucho que me has amado.
Concédeme que mire con gratitud hacia el destino feliz que me tienes preparado.
¡Señor, ayúdame a envejecer así!”

Fuente.

Escribe tus comentarios