Jeremías 1, 7-8

Escribe tus comentarios